Administración | La influencia del influenciador
962
post-template-default,single,single-post,postid-962,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by mcusmai in administración orientada marketing

La influencia del influenciador

Filas largas para compra de souvenirs personalizados y camisetas por un lado. Por otro lado, cientos de personas frente a un escenario dando gritos reaccionando a la presencia de la estrella en la tarima y, en otros lugares del recinto, grupos de jóvenes haciéndose “bolita” y esperando turno para un autógrafo y una selfie.

No, no era un concierto o un festival de música. Para un servidor, hubiera sido la primera imagen para describir la presentación de un grupo de rock.

Hace ya casi un mes que asistí a este evento en donde se reunieron a los “YouTubers” más reconocidos de México y sigo procesando el fenómeno. Y efectivamente, así como iban saliendo al escenario, todos los muchachitos, que veía que no pasaban de los 16 años de edad, gritaban eufóricos mientras la “estrella digital” estaba frente a ellos, no cantando, ni dando un gran discurso, simplemente estando ahí dirigiéndoles algunas palabras o haciendo alguna sencilla actividad.

Nunca me esperé (y hasta ahora sigo reflexionando el tema), la respuesta de los seguidores de estos personajes. Alguno de ellos, como la famosa Yuya, con más de 14 millones de suscriptores en YouTube, fueron los más populares en el evento.

Personajes como ella, llegan a tener estos grandes niveles de popularidad porque se han identificado de forma muy cercana con sus seguidores. Los ven como ellos mismos, tal vez con un cierto grado aspiracional, pero no tanto como el que se podría tener frente a un artista o deportista en el que podría parecer que su glamour, guapura o derroche económico sería prácticamente inalcanzable. Por eso el éxito de estos Youtubers, son parecidos y más cercanos a la gente que los sigue, personas comunes y corrientes que, en un momento y lugar adecuado, lograron hacerse de un gran espacio en las redes sociales, hablando de lo que a cualquiera le puede pasar con su mamá cuando le regaña, con su novia celosa cuando le cacha en una infidelidad o dando consejos a cualquier niña para que se pinte bien los ojos o se haga una trenza rápidamente para una fiesta.

Estos personajes influyen en el público mucho más que un personaje famoso de la farándula en sus decisiones de compra. Dan su opinión personal sobre productos, servicios, temas de actualidad, moda y tendencias y la gente le cree.

Las marcas se dan cuenta de ello y voltean su mirada hacia estos influenciadores. Los quieren aprovechar para hacer más cercanos sus productos y sus servicios a sus consumidores actuales y potenciales. Saben que la imagen de estos personajes les ayudarán a darle más credibilidad a sus discursos de comunicación de mercadotecnia, pues la gente ya no compra en lo que no cree, cree en lo que le recomiendan personas con las que se siente identificado y se refleja en ellas mismas. Las tendencias de compra van muy relacionadas con lo que están viendo en el mundo digital. Qué usan, cómo se visten, qué consumen, a dónde van. Si el influenciador habla de una buena experiencia al respecto o se le ve usándolo, entonces, parece ser, que cualquier  spot de TV, anuncio en la radio o impreso, pasa a segundo plano reforzando lo que el Youtuber dice o lo que el influenciador muestra en su Instagram.

Como que las cosas están al revés en como nos lo enseñaron de forma tradicional. Los medios que considerábamos primarios ahora son complementarios.

El tema está en saber cuánto durará esta tendencia. En la actualidad se calcula que arriba del 65% de las empresas incluyen técnicas de influencers en sus estrategias de mercadotecnia digital. ¿Llegaremos en un momento en que todos quieran poner “todos los huevos en la misma canasta”?

Muchas empresas están involucrándose cada vez más en lo digital y dependiendo del seguimiento que le dan en su mensaje en las redes. Bien porque creen (erróneamente) que es lo más económico o porque creen que los demás medios ya no funcionan y están dirigiéndose a la baja o mutando a las multipantallas. ¿Será?

¿Será que las celebridades en las redes y los Youtubers le están añadiendo cada vez más valor al contenido de marca?

Por lo menos para el público joven está resultando. Ya veremos si al pasar al segmento de los adultos seguirán teniendo la misma respuesta. En mi punto de vista, parece que no.

Este segmento no se casará con una misma marca por muchos años. Y tampoco lo hará con los medios en los que se informa y con los que en él mismo es recomendador. Es altamente infiel pues tiene un poder de decisión de compra mucho mayor en cuanto a su búsqueda de satisfacción de necesidades, aparte de que es más informado.

Está cada vez más empoderado por los medios y por las marcas. Así que su decisión será tan cambiante como se le pegue la gana. La clave estará en poder seguirle el paso.

De entrada, no los veo siguiendo a una Yuya, a un Werevertumorro o a un Luisitorey treintón o cuarentón, aunque sigan dando consejos de cómo pintarse mejor las canas, como bajar esa pancita chelera, o contando apasionantes historias de un Godín en la oficina.

Les voy avisando. Ya se está formando el nuevo fenómeno de Youtubers para segmentos de mayor edad. La mujer/personaje de “Lost en el Gabacho” (que cuenta sus “aventuras” de mujer casada, en edad madura y con hijos en YouTube) es una muestra de ello y está tratando de introducirse en el mercado del “famoseo influenciador”. Para todos hay.

Fuente: http://www.merca20.com/la-influencia-del-influenciador/

Ingresar un comentario

happy wheels