Administración | Una empresa que marca la diferencia con sus productos
Cestos Diferenciados es un emprendimiento cordobés que surge a fines del año 2013 como respuesta a una necesidad particular de una empresa de “buscarle la vuelta” al manejo responsable de los residuos por parte de sus usuarios.
550
post-template-default,single,single-post,postid-550,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,
Posted by jimoreno in administración, administración orientada marketing

Una empresa que marca la diferencia con sus productos

Cestos Diferenciados es un emprendimiento cordobés que surge a fines del año 2013 como respuesta a una necesidad particular de una empresa de “buscarle la vuelta” al manejo responsable de los residuos por parte de sus usuarios.

Cuando Emiliano Agost, diseñador industrial, quien se había quedado sin trabajo por recortes en la empresa en la que estaba empleado, recibió un pedido para diseñar cestos para diferenciar basura. Pretendíamos lograr un producto que no sólo fuera recolector de residuos sino que, además, permitiera fomentar la idea de separar los residuos para su reciclaje y reutilización, el concepto de las 3R (reduce, recicla, reuso). Así, un poco por necesidad y otro tanto para aprovechar la oportunidad, el joven diseñador decidió darle forma a su propia empresa y creó Cestos Diferenciados, una compañía que diseña y fabrica contenedores que permiten la recolección diferenciada de residuos, promoviendo el reciclaje y la sustentabilidad.

Hace unas semanas, esta iniciativa fue reconocida y premiada por la Secretaría Pyme y Desarrollo Emprendedor de la Provincia, resultando uno de las 10 ganadoras del concurso Ideas Emprendedoras.

Concretamente, según explicó Agost a Comercio y Justicia, la empresa produce cestos para diferenciar residuos para exterior e interior, fabricados en metal en tres tipologías, cesto doble, cesto triple y cesto cuádruple. Cada cesto tiene colores e identificación propios que permiten una rápida distinción facilitando la comunicación con los usuarios.

Para poner la empresa en pie, se realizó una inversión inicial con el fin de comprar máquinas y herramientas necesarias para producir los cestos. Se hizo una inversión inicial de unos 25 mil pesos. A sólo un año de su existencia, este emprendimiento ya cuenta con grandes clientes como la Secretaría de Medio Ambiente de la Provincia de Córdoba, la Universidad Siglo 21, la Universidad Blas Pascal y otros clientes privados. “Los cestos están orientados para municipios, entidades educativas y privados”, aclara el emprendedor.

Producción
Si bien Agost asegura que la producción es muy fluctuante, la empresa fabrica actualmente unos 20 cestos mensuales en cualquiera de sus tipologías.

Los cestos -según puntualiza el emprendedor- están fabricados en chapa y caño, recipiente y estructura respectivamente. “El trabajo comienza con la adquisición de la materia prima, chapas, caños, pinturas, insumo para maquinaria, etcétera. Acto seguido se derivan los materiales que serán tratados en el taller propio, como los caños para estructura y por otro lado se llevan las chapas a un plegador que realiza trabajo de corte y plegado para los recipientes. Después se reúnen todas las partes en el galpón y se termina de ensamblar y pintar y, por último, se personalizan con la gráfica específica solicitada por el cliente. Se embalan y se envían o son retirados por el lugar”, dice Agost al explicar el proceso productivo.

En un rubro en donde asegura que hay competencia (directa e indirecta), la manera de diferenciarse es mediante las características formales y de la calidad de los productos, “que transmiten de manera correcta la información necesaria para que los usuarios distingan y sepan utilizarlos de manera correcta”.

“Pero la mayor diferencia -agrega el emprendedor- está en que Cestos Diferenciados brinda asesoramiento y personalización de cada uno de sus productos”.

Comercialización y proyectos
Actualmente los productos se comercializan por medio de su sitio web (cestosdiferenciados.com.ar), y personalmente mediante contacto directo, telefónico o vía correo electrónico. En un futuro, el emprendedor no descarta la posibilidad de incorporar revendedores que ofrezca los productos.

Respecto a la distribución de los productos, si bien el objetivo de la empresa es poder llegar a todo el país -ya que consideran que cada plaza, parque o vereda es un sitio donde instalar cestos para diferenciar-, por el momento la empresa se focaliza en la provincia de Córdoba para hacer más conocida la marca y luego expandirse.

Reconocimientos
Además de haber sido uno de los ganadores del premio Ideas Emprendedoras (obtuvo el séptimo lugar y recibió como premio la suma de 13 mil pesos en efectivo), Cestos Diferenciados también fue reconocido -por segundo año consecutivo y de entre más de 1800 proyectos-, en el concurso nacional de innovaciones Innovar, participando en la exposición del año 2013 y figurando en los catálogos 2013/14. Además, esta iniciativa participó en la exposición UNC Innova, organizada por la Universidad Nacional de Córdoba fue seleccionado para la convocatoria Doing Labs, de la Universidad Blas Pascal.

“Creo que todo reconocimiento es bueno y le da a uno la posibilidad de hacerse más conocido. Todo aquello que signifique difundir nuestro mensaje es muy bueno y más si el reconocimiento surge de un organismo provincial especialista en emprendimientos”, destacó Agost.

Según Emiliano Agost: “Un error es la falta de asesoramiento”
– ¿Cuáles son, según su experiencia, las principales dificultades para quienes quieren comenzar una empresa propia?
– Si bien considero que existen multiples factores a tener en cuenta, como la situación económica fluctuante del país, las condiciones socio políticas, etcétera, considero que los mayores desafíos de un emprendedor son ser constante y perseverante en la idea que tiene y estar predispuesto a volver a empezar y no bajar los brazos ante cualquier situación adversa.

– ¿Y los errores más habituales al emprender?
– La falta de asesoramiento e investigación de lo que queremos hacer o emprender. Porque quizá tenemos una excelente idea pero, si no estamos preparados o capacitados para llevarla adelante, esa idea queda en la nada. Por otro lado, creo que un error importante es aferrarse a una idea que creemos infalible y a veces no los es ; tenemos que estar muy abiertos a otras opiniones o sugerencias. Enamorarse de una idea no es bueno, hay que saber ceder y aceptar otros puntos de vista, que en definitiva permiten que esa idea mejore y pueda prosperar de manera exitosa.

La empresa, en datos
– Año de inicio: la idea comenzó a gestarse y tomar forma en 2013.

– Inversión inicial: 25 mil pesos.

– Productos: cestos para diferenciar residuos en interior o exterior, fabricados en metal en tres tipologías: cesto doble, triple, y cuádruple.

– Producción mensual: 20 cestos.

– Principales clientes: Secretaría de Medio Ambiente de la Provincia de Córdoba, la Universidad Siglo 21, la Universidad Blas Pascal y otros privados.

Fuente: comercio y justicia

Ingresar un comentario

happy wheels